Estamos evolucionando a la adopción de una estructura estratégica circular en la que el usuario de Aspanias es el centro del organigrama y el resto de áreas nos vamos adaptando a sus necesidades. 

Tratamos de dar un sentido práctico, cuando decimos que lo primero es la persona, empezando a modificar nuestra forma de organización y trabajo. 

Todos tenemos responsabilidades distintas y cada trabajador forma parte de una área o departamento con un responsable, pero nuestras relaciones se basan en cercanía y la igualdad, donde el "jefe" es nuestro usuario.

Nuestros espacios se dividen por departamentos donde todos los trabajadores y el responsable del mismo compartimos un espacio común y abierto, sin limitaciones de ningún tipo, mejorando nuestra motivación y pertenencia al grupo. 

Todos los profesionales y no profesionales somos partícipes y podemos realizar mejoras y aportaciones, sirviéndonos de la comunicación interna y directa.